Pedro Delgado: De la Desesperanza Aprendida al Optimismo Aprendido

 

De la Desesperanza Aprendida al Optimismo Aprendido

Pedro Delgado Machado, Médico Psiquiatra

La desesperanza aprendida es una convicción inducida, donde la persona piensa que no es posible modificar la realidad y que, independientemente de lo que haga las cosas quedarán como están.

Martín Seligman, creador de una corriente psicológica conocida como “Psicología Positiva”, la estudió en un grupo de perros a los que se les aplicaba descargas eléctricas repetidas, impredecibles e incontrolables, que logró que con el tiempo perdieran su motivación y lucieran desanimados, lentos y torpes para actuar y limitados para aprender nuevos comportamientos.

La “desesperanza aprendida” es un estado de pérdida de motivación, de esperanza en alcanzar sueños, o de que las cosas salgan bien, se resuelvan o mejoren. Sin duda alguna, uno de los peores males que puede sufrir un ser humano es la “desesperanza aprendida”.

Es una enfermedad individual o social que lleva a la pasividad. Cuando una persona sufre en forma real o imaginaria, fracasos continuos (o lo que vive como fracasos) se agota su energía para volver a intentarlo. La pobreza y marginalidad son una muestra donde son tan escasos los medios para salir de ella que cada intento por superar la adversidad termina en un fracaso o en una desilusión.

Hoy sabemos que ha sido utilizada en política para generar en los disidentes, opositores e incluso en la población general  la Desesperanza Aprendida para desmoralizar y así dominar. Crear un estado en el que se ven debilitadas o extinguidas la confianza, la esperanza, el entusiasmo, la alegría y la fe en que las cosas van a cambiar, en que no es posible por ninguna vía lograr una meta, o remediar alguna situación que se estima negativa. Está demostrado que es posible superar este estado, enfrentar positivamente sus dificultades, y obtener logros. Es resignación forzada y abandono de la ambición y el soñar. Coloca a la persona en un estado de indefensión.

SÍNDROME DE DESESPERANZA (INDEFENSION) APRENDIDA:

  1. Queja permanente, pesimismo (ver lo vacío del vaso). Buscar culpables y alimentar el resentimiento
  2. Nostalgia del pasado, desesperanza por el futuro que lleva a la Profecía Autocumplida, es decir, que se de lo que se piensa por retro alimentación negativa
  3. Idealización del otro (el otro es más poderoso, puede más que yo)
  4. Pasividad, inacción, conformismo
  5. Indefensión y vulnerabilidad
  6. Esperar soluciones mágicas o fuera de uno (Locus de control Externo)
  7. Baja autoestima (yo no puedo)
  8. Tendencia a la victimización
  9. Tendencia al Individualismo y al aislamiento
  10. Tendencia a la crítica destructiva

ANTÍDOTOS:

  1. Análisis lógico, racional de la situación (Análisis DOFA)
  2. Pensamiento positivo (ver lo lleno en el vaso)
  3. Rechazar lenguaje pesimista. Construir un lenguaje interno y externo de optimismo realista e inteligente (repetición interna y externa)
  4. Pensar global pero actuar local. Emprender objetivos simples, que se puedan lograr
  5. Locus de Control Interno. Desarrollar Confianza en sí mismo
  6. Empoderarse, Organizarse. En la unión está la fuerza
  7. Alejarse de la victimización
  8. No idealizar al otro ni minimizarse
  9. No esperar soluciones mágicas
  10. Auto-Crítica constructiva. Creatividad

 



Categorías:Opinión

Etiquetas:, , , , ,

1 respuesta

  1. Excelente artículo y sería estupendo poder hacer algun taller o seminario para poder trabajarlo en la población.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: